jueves, diciembre 20, 2007

Los estragos de la lluvia

Siempre que llueve sale a relucir en mi cabeza mi teoría de la inutilidad de los paraguas.
El paraguas es una cosa insulsa. Te tapa solamente la cabeza y te mojas el resto del cuerpo. Además, va goteando y te mojas las piernas más todavía. Daría lo mismo llevar un paraguas que un gorro en la cabeza y un abrigo.
Habría que inventar algo, como un invernadero andante, para no mojarse cuando llueve. Algunos pensarán que eso ya está inventado en las capas de Eurodisney, pero no me refiero a eso. Lo que yo propongo es algo más estético, algo que te deje libre las manos, una especie de jaula de loro. O quizá una sombrilla que se sujete en la espalda como los carritos de los niños.
¿Quién me apoya?


3 comentarios:

El Mitico dijo...

Ya pense hace tiempo en la solución a este problema. Mejor dicho, pensé dos soluciones, la barata y poco discreta y la cara y nada discreta.
Procedamos:
a) opción barata y poco discreta: se trata de un paraguas no circular sino elíptico cuyo mango esta en uno de los focos de la elipse, de manera que se aprovecha mejor la superficie de cobijo.
b) opción menos barata y nada discreta: añadir al invento a) una cortinilla de baño corrediza que proteja del goteo y de la lluvia inclinada o la lluvia con la que tangencialmente nos empapamos al avanzar. Ni que decir tiene que esta cortinilla sería de plastico transparente (Aunque con un buen GPS....)
A ver si alguien se anima y lo comercializa.
El Mitico.

el pelícano dijo...

Tienes toda la razón pero es políticamente correcto y el paragüas es un simbolo de nuestro tiempo, nunca podrá ser reemplazado. Por no hablar de la estética que proporciona: son un sharky del derecho.

Por cierto:

http://www.popmadrid.com/node/19989

Julio César dijo...

estoy con vuestras teorías,
hace tiempo puse en el coche un paraguas y ahí se ha quedado, como con miedo.
luchar contra las inclemencias del tiempo es la función de la casa, búnker, tejas, pararrayos, orientación, climalit, el cerdito listo lo sabía e hizo su keli con ladrillos, otros temerarios no, a veces las cuelgan de peñones, las hacen sobre terreno socavonable. Y todo eso. Nuestra casa es fija y segura. Casi lo mejor es, cuando llueve, quedarse en la cama, protegerse.
y si tienes que salir: qué tienes que hacer y cuánto tiempo tienes que estar fuera?
voto por el chandal de los jardineros.
muy chulo tu blog, a mí también me gusta el principito; todo empezó con el petit princep.